Home

Emigré, y tuve que soportar lo mismo que denunció ayer Casciari en su tan comentado audio a nivel de calle, a mi obviamente no me llamaban de las radios para saber mi opinión,  con suerte y viento a favor, me consultaba un amigo en Menéame, pero con mucha suerte.

En mis viajes a Buenos Aires fui notando con el tiempo que el resentimiento hacia los españoles crecía, el rencor brotaba por los poros, a veces por las expulsiones en Barajas, otras por envidia al ver que a  los ibéricos les iba mejor, algunas, las más ridículas, alegaban que “nosotros les quitamos el hambre”… pocas frases me dan más asco que esta.

¿Y los españoles?… Preguntan, es cierto, pero no creo en lo personal que lo hagan desde la mala fe, me parece que los españoles exteriorizan una situación que los argentinos ocultamos por vergüenza o pelotudez, la de no saber cómo este país llego a esta realidad de pobres, oprimidos y marginados.

El audio de Casciari no produjo el efecto deseado sobre la prohibición del gobierno de ingresar ediciones importadas, sin embargo, sirvió para dar argumentos a todos los resentidos que fundamentan ahora lo de “gallegos brutos” en sus palabras.  Sé que no fue su intención, pero uno no siempre consigue los efectos deseados.

Desde ayer a la mañana, cuando se conocieron en vorterix todos mis diálogos comienzan con un “¿Viste lo de Casciari?… te lo dije!?”. Hoy en la Argentina ya no hace falta conocer para hablar, hoy es suficiente con haber escuchado 1 minuto y algo de audio…

Los españoles y los libros:

Cuando llegué a España dos cosas me llamaron la atención, la primera fue ver en las casas muebles llenos de libros ordenados de manera impecable, limpios y relucientes, la segunda ( de esta me enteré varios meses después) saber que los libros los compraban por metro. Que casi nadie los leía.

El proceso es así, en el mismo lugar donde comprás el mueble, comprás los libros para sus estantes, ahí está el motivo de tanta bliblioteca ordenada y limpia, 1.23 mtrs de libros… el ancho de estante.

Los primeros departamentos que alquilé eran con muebles, y dentro de los muebles venían los libros, grandes clásicos, todos envueltos en celofán esperando ser leídos, me dispuse a leerlos.

Una vez me encontré con la propietaria del departamento en el ascensor y le dije

– ” Abrí un libro para leer”

– “Los que gustes hombre…”

Cuando la llegada de mi primera hija era inminente, y la llegada de mi suegra estaba a la vuelta de la esquina nos mudamos a un departamento más grande dónde pudiéramos entrar todos.  Cuando estábamos entregando el piso la señora mira el mueble y me dice Con asombro:

– ¿Pero  has leído todos?

– ehhh… si

– ¿Como haz hecho?

A esta altura el desconcertado era yo, y la única respuesta que se me ocurrió fue:

– Los abrí y los leí…

Ver a mi esposa conteniendo la carcajada mi hizo comprender que mi cara era además de asombro, de estúpido desconcertado.

Tiempo después nos encontramos en El Corte Inglés paseando y la señora, con una sonrisa me dijo:

– Ya volví a proteger todos los libros.

La historia se había cerrado, los dos respiramos aliviados.

Pero contar sólo esta parte de la historia es injusta, conocí ( y conservo con amigos) la otra España, esa que te asombra en su cultura, esa que si te habla te deja en silencio escuchando, esa España que no es la de mi abuelo, la de mi padre, es la de sus nietos… si, dos generaciones, una de mi edad y otra más pequeña que destila cultura por los poros.

Así fue que ante mi desconcierto y la falta de temas para hablar con muchos de mis vecinos, amigos o compatriotas, hay que decirlo, el argentino defiende la cultura pero en su mayoría no la consume, personas que ni siquiera saben hablar sin evitar el dequeismo, sin quitar la S de atrás del “leíste”, “Dijiste” , “Comiste”, que usan el “más nada” cada dos minutos, o el “¿Me entendés? al final de cada frase… vuelvo al principio, así fue que ante mi desconcierto,    comencé a conocer la otra historia.

Casciari y yo tenemos personas en común, y un argentino que nos conoce a ambos, dueño de Menéame, que podría presentarle a Dzpm, a jotape, a Carme, a Eclectico, a esta altura ya habrá compartido más de una mesa el humorista argentino con Benjami,  quién podría llevarlo a una mesa con angelitomagno, duernu, Tora, y un sin fin de personas que le van a demostrar que la cultura en España está viva, y goza de buena salud.

En Cataluña tengo amigos en el Pont de Vilomara, como la familia García, o en Sabadell como la familia de Quenyin, cuyo hijo ahora contrataron de una empresa alemana, que no merecen este trato de “brutos”, en Asturias los Bellón, los Feito, los Martos no merecen este desprecio, Me molesta que una persona como él, gran humorista, mejor escritor y se lo ve de lejos, buena persona haya caído en este error tan infantil a la hora de escribir.

Pero lo que más me molesta es que Casciari conoce España, y una persona que defienda la cultura debe inevitablemente antes de criticar la realidad de un país  mirar su pasado, y los españoles tienen un pasado reciente muy trágico que comparten con el resto de los europeos, y no hablo del franquismo, hablo de la post guerra.

Muchos de los que sufrieron el hambre, la miseria, la destrucción y la falta de educación de esta etapa todavía están vivos, muchos de los que tuvieron que abandonar el colegio para ir a trabajar hoy respiran, mi padre sin ir más lejos, entonces, ¿Es criticable?… creo que no.  Si nosotros, los argentinos cultos, que no pasamos hambre en esa etapa, que conocimos la miseria en democracia, hoy tenemos Tinelli, Wachiturros y La Mancha de Rolando subsidiada por el estado. Me cago en nuestra cultura.

¿Desde que superioridad moral nos paramos para criticar?… te cuento, querido Casciari que en la Argentina hoy ya no se lee, uno de los principales problemas es que un libro cuesta cerca de los $ 100 o más… si tu revista Orsai custa $ 50!. Leer hoy más que nunca es para pocos… y pudientes.

Y la soberbia del ignorante hoy se alimentó con tus palabras, no es tu culpa, yo entendí claramente lo que quisiste decir, sé lo que defendés, vi a donde apuntás… pero no todos están a la altura, y las palabras se convierten en un arma más poderosa de lo que son, y más peligrosas, cuando caen en boca de los intolerantes.

Tal vez sirva de muestra el nivel de nuestra cultura la comprensión que se hizo de tu texto, la defensa a la cultura pasó a un segundo plano, el ataque a una nacionalidad superó la intención noble de defender un libro. Pero claro… a quien puede importarle eso, cuando las escuelas son comedores, los artistas vagos sin vocación ni esfuerzo, los cines se convirtieron en templos evangelistas, y hay más..

Nuestra mediocridad querido Hernán, nos llevó a Cromagñon… entonces todos los lugares under se cerraron, o la mayoría,  hoy las bandas no tienen donde tocar, los actores donde hacer obras, los escritores no tienen la posibilidad de editar sus libros… este ya no es el país que fuimos, y dentro de unos años, me gustaría no verlo,  los brutos vamos a ser nosotros.

Y no aprendimos de Cromagñon y sus chicos muertos que la realidad nos pone contra las cuerdas con un tren que no frena, y más muertos…

Hubo una argentina de Bioy Casares, de Borges, de Mujica Lainez, tuvimos la Argentina de Cortazar, de Almafuerte, de Honorio Bustos Domecq, podemos verla en los cuadros de Quinquela, en las pinturas de Molina Campos, sentirla en un tango de discepolín…

Pero ya no está más.

Y puede ser cierto que tengamos más estudiantes de cine que todo España, Europa, o Asia, pero da igual amigo… ¿Qué producen todos esos estudiantes?… nada, este país no les da la posibilidad de desarrollar su arte, a ellos ni a nadie.

Y te agradezco de corazón lo que hiciste, tus palabras sirvieron para que la gente sepa que el gobierno nacional y popular atenta contra la cultura, aunque hoy ya nadie se acuerde de eso.

Vivimos una etapa oscura… y este es un paso más dentro de esta desconexión de la Argentina del mundo y la cultura… el proceso que vivimos podemos resumirlo así:

“Primero vinieron a buscar a electrónica  y no dije nada porque yo no usaba electrónica.
Luego vinieron por los medicamentos y no dije nada porque yo no era enfermo.
Luego vinieron por los portátiles y los teléfonos y no dije nada porque yo no era moderno.
Luego vinieron por la revista Orsai  y no dije nada porque yo era lector de sus ejemplares.
Luego vinieron por los libros, para entonces, ya no quedaba nadie que leyera nada”.

No es tarde para cambiar, pero el debate no es si entran o no entran libros… deberíamos tener un debate más profundo sobre la educación en nuestra tierra.  No tenemos plan para los próximos años, y a nadie le importa tenerlo.

Abrazo de Gol…

Anuncios

4 pensamientos en “¿Españoles Vs Argentinos?, El efecto Casciari…

  1. Pingback: ¿Españoles Vs Argentinos?, El efecto Casciari…

  2. Una vez más no estamos de acuerdo pero me gustaría ir a un par de cosas particulares.

    “El argentino defiende la cultura pero en su mayoría no la consume, personas que ni siquiera saben hablar sin evitar el dequeismo…”

    Dejando de lado la generalización sin pruebas, quiero hacerte notar que la lengua mal hablada es un inconveniente en otros países, como Brasil, por ejemplo, Francia, y ¡Oh la lá! España. ¿Y existe la lengua mal hablada? Sí, no… la lengua va cambiando con los usos ¿VistéS?

    Segundo ¿entonces los argentinos tenemos mala fé cuando nos alegramos supuestamente de qué a los españoles les vaya mal pero ellos cuándo te dicen ‘argentino volvé a tu país’ pecan de ignorancia por qué no leyeron qué sus abuelos fueron inmigrantes? ¿Ellos no tienen mala fé? ¿Y por qué ellos o nosotros? Quiero decir somos todos lo mismo, personas y tanto si un argentino dice ‘español volvé a tu país’ como si un español dice ‘argentino volvé a tu país’ ambos son ignorantes y tienen mala fé, y son unos pelotudos que no entienden nada, ambos. No somos ellos o nosotros, somos todos nosotros. Ellos y nosotros.

    “Hubo una argentina de Bioy Casares, de Borges, de Mujica Lainez, tuvimos la Argentina de Cortazar, de Almafuerte, de Honorio Bustos Domecq, podemos verla en los cuadros de Quinquela, en las pinturas de Molina Campos, sentirla en un tango de discepolín…

    Pero ya no está más.

    Y puede ser cierto que tengamos más estudiantes de cine que todo España, Europa, o Asia, pero da igual amigo… ¿Qué producen todos esos estudiantes?… nada, este país no les da la posibilidad de desarrollar su arte, a ellos ni a nadie.”

    Te cuento que existen peliculas argentinas buenísimas, comerciales, no comericales… Argentina es uno de los países de habla hispana que más cine produce y exporta. Te cuento que todavía tenemos grandes autores argentinos, como Martin Kohan, artistas contemporáneos muy valiosos (basta darse una vuelta por el MALBA) y cantantes de tango espectaculares. ¿Se ven menos por qué internet, por qué la tele los opacan? Puede ser, igualmente, te recomiendo ver Canal Encuentro y sumergirte un poco en esos programas de cultura espectaculares que resaltan nuestros talentos de todo el país.

    En cuanto a este comentario: “Un libro cuesta cerca de los $ 100 o más… si tu revista Orsai custa $ 50!. Leer hoy más que nunca es para pocos… y pudientes.”

    Para empezar, hay libros mucho más baratos que a 100 pesos, de hecho, 100 pesos salen los que son best-sellers. Pero la colección del ministerio de cultura de La Nación -que es muy diversa, yo me compre a 15 pesos un libro sobre giria brasileña- tiene libros de 10 a 35 pesos y hay buenos libros por 60, 70$. 100 pesos no es una cifra imposible para una persona de clase media, para un trabajador tal vez sí, pero veamos… Está la alternativa de las librerias de ejemplares usados (en argentina hay miles, en español, francés, inglés, etc) o las bibliotecas populares (por la módica suma de 0 pesos o una colaboración a voluntad, llevese 5 libros a su casa por semana!), y además está el hecho de que este gobierno pobló como nunca las bibliotecas escolares y populares, pero ¡no sólo eso! ¡pobló como nunca los colegios!

    Y te agradezco de corazón lo que hiciste, tus palabras sirvieron para que la gente sepa que el gobierno nacional y popular atenta contra la cultura, aunque hoy ya nadie se acuerde de eso.

    Contra la cultura atentó la dictadura, y atentaron los 90′. Podrías decir, sí querés y aunque no estoy de acuerdo, que este gobierno se estaría equivocando. Pero atentar, un gobierno que constuye 1000 escuelas, que logra que el 99% de los chicos vayan al colegio primario y que el 100% lo terminé, que lleva nuevas universidades a los barrios, que instaurá un presupuesto anual fijo a la educación por ley para que no se lo pueda bajar más, que da becas, que crea un canal cultural como Encuentro y otro como Paka-Paka, cuya presidenta fue la primera presidenta del mundo en asistir al lanzamiento de un libro de divulgación cientifica (el de Paenza), que crea Tecnopolís, una feria anual de ciencia y tecnología, que re-patria a los cientificos que se habian ido del país… Decir que atenta contra la cultura me parece que es exagerar y olvidar el pasado.
    Saludos

  3. Ya estaba intrigado pensando quién podrías ser y de qué nos conoceríamos, hasta que te has puesto a hablar de la gente de menéame y de los amigos que tienes por aquí, en concreto saltó la liebre con los asturianos 😛

    Me alegra leerte de nuevo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s